Ciencia |

Líder mundial en español

Martes 08/11/2011. Actualizado 20:40h.

anapixel

ASTRONOMÍA | Descubierto en 2010

Un asteroide chocará esta noche contra la Luna

Recreación de un asteroide pasando cerca de la Tierra. | AGE

Recreación de un asteroide pasando cerca de la Tierra. | AGE

  • Pasará a unos 300.000 kilómetros de la Tierra, pero no es peligroso
  • Podrá verse con prismáticos desde la Península Ibérica al anochecer
  • Existen 1.200 asteroides que pueden colisionar con el planeta

Un asteroide de casi 400 metros de longitud y muchas toneladas de peso pasará cerca de la Tierra sobre las 19:20 la noche de este miércoles. La mole se aproximará a nuestro planeta hasta encontrarse a menos distancia que la Luna, pero no hay riesgo de que se produzca un impacto. Acabará chocando contra ella en un espectáculo sin precedentes en la era moderna. Así lo aseguran los investigadores del Observatorio de Arecibo (en Puerto Rico), que han estudiado su órbita.

Según sus datos, hasta dentro de 100 años no existe riesgo real de que pueda colisionar con el planeta, lo que causaría un desastre equivalente al de 65.000 bombas atómicas. De hecho, se cree que fue un impacto de este tipo el que acabó con la vida de los dinosaurios y otras muchas especies hace 65 millones de años y la posibilidad de que algo así vuelva ocurrir es uno de los asuntos que más preocupan.

En este caso, el Asteroide 2010 RQ4 ha salido de la lista del programa de detección de asteroides peligrosos de la NASA, donde hay registrados 1.200 objetos potencialmente peligrosos, pero aún así será estudiado al detalle por astrónomos de todo el mundo, para conocer a fondo su órbita y poder prever su comportamiento en el futuro.

El Asteroide 2005 YU55. | NASA

El Asteroide 2005 YU55. | NASA

Los expertos aseguran que, si las condiciones atmosféricas lo permiten, podrá verse con unos simples prismáticos o pequeños telescopios desde la Península Ibérica desde el atardecer. Su velocidad será de unos 28.000 kilómetros por hora.

Hallazgo del asteroide

Este objeto fue descubierto en el año 2010 por Robert S. McMillan en el Observatorio Steward, Kitt Peak (Universidad de Arizona) y después fue observado de nuevo el año pasado gracias al telescopio de Arecibo, lo que permitió averiguar que pasará a unos 300.000 kilómetros de la Tierra, lo que nadie esperaba es que colisionara contra la Luna. "No se sabe si es de hierro, de carbono o silicio porque no hay un espectro, pero estará lo suficientemente lejos como para que no resulte atraído por la gravedad terrestre, explica el astrónomo rumano canadiense Ovidiu Vaduvescu, que trabaja en el Isaac Newton Group, dentro del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Vaduvescu es uno de los promotores del proyecto Euronear, una iniciativa europea encaminada a observar asteroides potencialmente peligrosos, una investigación liderada hasta ahora por Estados Unidos. "Europa no ha invertido ni un euro en este tema y por ello, con Euronear, queremos iniciar el camino, para lo que necesitamos unos 10 millones de euros", apunta el astrónomo.

Y es que para descubrir asteroides es necesario invertir en instalaciones, que es lo que pretende Euronear: crear una red de dos telescopios de dos metros de diámetro, uno en cada hemisferio, con cien noches al año de observación.

Nuevos telescopios

En el mismo sentido, Rafael Bachiller, director del Observatorio Astronómico Nacional, recuerda la importancia de catalogar todos los objetos mayores de 100 metros, que son los que realmente entrañan un peligro real. "Para ello se necesitan telescopios de gran campo de visión, como el futuro Gran Telescopio Sinóptico (LSST), con un espejo de más de ocho metros, que permite detectar objetos muy débiles en exposiciones cortas". Este telescopio está previsto que entre en funcionamiento a pleno rendimiento hacia 2015.

Luego, una vez identificados, y estudiado el riesgo, hay que poner en marcha soluciones que puedan evitar un desastre en la Tierra. De momento, como recuerda Bachiller, la única eficaz parece ser desviar el asteroide peligroso, como se hizo en la misión 'Deep Impact' de la NASA.

Los investigadores estiman que la probabilidad de estos impactos es pequeña: uno del tipo de Tunguska (en Siberia, en 1908) cada milenio, aunque recuerdan que hay órbitas de asteroides que hay que estudiar con más detalle, por lo que no habría que regatear fondos con este objetivo.

Los astronautas que viajaron a la Luna aún tienen muy presente la cantidad de material cósmico que hay en el espacio exterior. Durante el Festival Starmus, celebrado el pasado verano en Tenerife, muchos hicieron hincapié en la necesidad de temer a los asteroides, pese al 'aura' de ciencia-ficción que parece rodearles.

Publicidad

DepósitoIN de “la Caixa” 3% TAE a 12 meses. Solo para nuevos clientes por internet.

Publicidad
Publicidad
© 2011 Unidad Editorial Información General S.L.U.
anapixel